Usos y Fundamentos del Láser

Usos y Fundamentos del Láser en Periodoncia e Implantología oral

Dr. Chiterer, Gustavo A.

Odontólogo (UBA) - Especialista en Periodoncia - Especialista en Láser quirúrgico de uso Odontológico - Miembro fundador y ex vicepresidente de la Academia Argentina de Laser Odontológico (AALO) – Dictante de cursos y conferencias de la especialidad

Resumen                                                                  

El primer dispositivo láser fue desarrollado por Maiman en 1960. Desde entonces el láser es ampliamente utilizado en  medicina y cirugía debido a  su capacidad de emitir energía altamente concentrada y controlable sobre los tejidos a  ser tratados.  Para obtener el efecto biológico deseado la energía debe absorberse en los tejidos y, al ser transformada en calor, se consiguen distintos efectos dependiendo de la temperatura a la que se eleve el tejido. En caso de exceso de energía láser aplicada, se elevará la temperatura del tejido por sobre los 200°C y se llegará a la carbonización y en consecuencia, al daño tisular. Por esta razón, el clínico debe controlar los parámetros de energía, diámetro del rayo y tiempo o duración de la exposición para obtener un resultado satisfactorio teniendo en cuenta que el rango de ablación varía con la composición y estructura del sitio quirúrgico. Es muy importante tener en cuenta que diferentes longitudes de onda tienen diferentes coeficientes de absorción en los diferentes tejidos.

Los láseres más utilizados en odontología para el desarrollo de tratamientos periodontales, incluyendo cirugía periodontal, poseen longitudes de onda que pertenecen al rango visible e invisible del espectro electromagnético. Podemos mencionar el láser de  Erbium:YAG (2.940 nm.), Dióxido de Carbono (10.600 nm.), Nd:YAG (1.064 nm.), Diodo (810 – 980 nm.), y el laser de Argón con dos longitudes de onda (488 nm. , color azul y 514 nm. , verde azulada).

Los láseres de Argón, Diodo y Nd:YAG, tienen alta afinidad por componentes de la sangre y tejidos pigmentados y por consiguiente, muy buena absorción en ellos. Los láseres de Erbium:YAG y Dióxido de Carbono son altamente absorbidos por el agua, principal componente de los tejidos blandos. La razón por la que no existe un dispositivo láser que sea 100 % eficiente en todos los tejidos, es debido a la composición del tejido y el tipo de interacción física de la luz.

Los beneficios del uso del láser en Periodoncia, incluyen la capacidad de interactuar en forma selectiva y precisa con los tejidos enfermos, reducir la carga bacteriana y de otros patógenos en el campo quirúrgico, y llevar a cabo tratamientos con buena hemostasia y sin necesidad de suturas.

Se pueden realizar gingivectomías,  gingivoplastías, frenectomías. Algunos láseres  pueden usarse para remover el epitelio del surco infectado (curetaje gingival) para el tratamiento inicial de la enfermedad periodontal, terapia básica, procedimiento que se realiza conjuntamente con raspaje y alisado de las superficies radiculares, produciendo  una reducción bacteriana significativa.

Puede realizarse también cirugía de resección ósea con láseres como el Erbium:YAG bien absorbido por tejidos duros.

Para aplicaciones en el campo de la implantología, el láser es ampliamente usado para cortar o ablacionar el tejido blando que cubre los implantes luego de la primer cirugía y así  exponer implantes sumergidos (implantes de dos tiempos quirúrgicos); y para el tratamiento de periimplantitis, sin dañar la superficie del implante.  

Palabras clave: Maiman, laser en Periodoncia, laser en Implantología, interacción del láser con los tejido